Doble limpieza, todo lo que necesitas saber

Publicado por: Rosa Oleo Care En: Recetas o consejos de la abuela En: Comentario: 0 favorite Golpear: 64

Doble limpieza, todo lo que necesitas saber

www.rosaoleocare.com

¿Te maquillas a diario? ¿Vives en una ciudad? ¿Utilizas protector solar? Entonces deberías hacer una doble limpieza sí o sí. Se hace solo por la noche, y también es útil si estás pensando en exfoliar la piel. El primer limpiador al contener la base aceitosa reblandece la queratina de la piel y será mucho más fácil exfoliarla después. 

La doble limpieza es un método de limpieza facial en el que se utilizan dos productos: un limpiador con base más grasa (aceite, manteca, leche) y otro limpiador en base de agua (jabón, gel, etc). El primer paso elimina los restos de maquillaje, protector solar, polución, exceso de sebo… y en definitiva suciedad que es soluble en grasas. El segundo paso elimina los restos del primero, y suciedad soluble en agua, como el sudor.

 

¿Cuáles son los beneficios de la doble limpieza?

 

¡Muchos! Al tratar las impurezas de la piel por separado, se consigue una limpieza más profunda de la piel pero sin alterar el manto hidrolipídico. La piel queda suave, sin tirantez, preparada para los siguientes pasos. A largo plazo se disminuyen los puntos negros, granitos, rojeces… es un método ideal para todo tipo de pieles. Además evitamos el uso de toallitas desmaquillantes, algodones… que no son nada buenos para la piel.

Por cierto: pieles grasas, podéis hacer una doble limpieza sin miedo. El primer paso más graso no solo retirará suciedad, sino también exceso de sebo.

 

¿Qué pasos hay que seguir?

 

Empezamos por aplicar el  limpiador de base grasa masajeando con las manos.

El masaje recomiendo hacer movimientos circulares, empezando por el rostro en general y después insistiendo en el contorno de los ojos. En las pestañas (con los ojos cerrados) podemos hacer un suave masaje para retirar la máscara de pestañas. Con la muselina no hace falta hacer ningún movimiento especial, lo que sí te recomiendo es no frotar en exceso para no estimular la piel.

 

 

Para retirar la primera limpiadora, recomiendo utilizar una muselina. Se moja con agua tibia y se pasa por el rostro suavemente, arrastrando la limpiadora. Lo bueno de la muselina, es su doble cara: utilizando el lado más rugoso hacemos también una suave exfoliación. Para las pieles más sensibles recomiendo el uso de la muselina de algodón orgánico .

 

Después aplicamos el segundo limpiador, el de base acuosa, con abundante agua (dependiendo del producto), y enjuagamos con agua fría. ¡Listo!

¡No olvides poner un tónico después de limpiar la piel ¡

 

comentarios

Deje su comentario

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre